martes, 17 de abril de 2012

Toño,el 15M y la rumba de los indignaos





 En unos tiempos tan convulsos como los que vivimos es curioso,más que eso,escandaloso casi,que no haya una corriente musical que recoja el sentimiento generalizado de descontento,de frustración y de crisis de valores que predomina en la actualidad.Mejor dicho,las hay,pero tan minoritarias que son casi anecdóticas. Si echamos mano de la historia reciente-los últimos 50 años-vemos que desde la irrupción del rock,han surgido continuamente tendencias musicales al mismo tiempo que otras de tipo social,literario,artístico y de toda índole que con las crisis(fundamentalmente económicas) han florecido como con agua de Mayo.En los 60,la generación beat y la hippie,en los 70,el punk....Pero ahí acaba todo.El punk se puede decir que fue,durante un breve periodo,eso si,la última manifestación musical contracultural con un claro y abierto talante de crítica al sistema establecido y a sus oligaquías y castas dominantes.Digo durante un breve periodo porque fue rápidamente absorvido y asimilado por ese sistema al que denunciaba y se convirtió en un producto más. ¿Qué se puede esperar de progresista y de transgresor y sobre todo,de creible,de unos señores que sólo se preocupan de los royalties y de los derechos de autor que les va a pagar ese mismo sistema al que tratan de atacar? Si esperamos que la SGAE sea la que se vaya a poner al frente de las reivindicaciones sociales,poca esperanza hay de que esto cambie.Por supuesto,los movimientos creativos y artísticos alternativos no han parado de surgir en estos años,pero no han vuelto a tener la aceptación popular tan masiva que tuvieron esos otros movimientos en el pasado.Algo falla.








 Pues resulta que hasta la rumba,siempre considerada como un género frívolo,ha sido un termómetro social y ha reflejado el sentir popular,tanto su alegría como su malestar y desde hace mucho,además.En realidad,siempre fue un espejo donde se reflejaba la vida y milagros de la gente más humlide y aunque en los años 70 triunfó una corriente encabezada por los Chichos, con un gran componente marginal y de retrato social, mucho antes,ya estaba Toño.
La importancia de Antonio Agustín Españadero en la historia de la rumba flamenca es grande,pese a que nunca se le mencione cuando se habla de este género ni aparezca en ningún recopilatorio.Tambien en el nuevo flamenco:es padre del guitarrista homónimo y de la bailaora Angelita Españadero.Es grande,aparte de por su calidad como intérprete y compositor, fundamentalmente por uno de los singles que les presentamos hoy.Lanzado en 1969,en él podemos encontrar una critica evidente al sistema consumista y megacapiltalista que ya se había impuesto en casi todo el mundo,hasta en las Españas,oiga.Todo ello con un toque irónico y socarrón,como manda la rumba y como permitía la censura,claro.En Francia,el Mayo del 68,en los USA,Luther King y el black power y en la rumba flamenca,Toño.Escuchen La sociedad y no me digan si no parece que haya sido escrita antes de ayer.Fíjense que perlas:




¨Pero tengo el televisor y una neverita eléctrica
con un buen calentador sin poder pagar una letra¨
 Con la sociedad,con la sociedad....



¨¡Ay,en ruinas!
Asi estamos toítos los pobres,
como una casa en ruinas.
En cuanto la toca el viento
se viene la casa encima.
Y es que le faltan cimientos¨.

                                                                      Toño-La sociedad


 Ante esta nueva plaga que estamos sufriendo llamada Desahucio,Toño nos propone irnos a vivir bajo un puente que es mu ye-yé,además.No tengo casa ni hogar.

                                                          Toño-No tengo casa ni hogar












 Pero cuando pica ¨la jambre¨ no hay idealismos que valgan.A comer a la casa de mamá que para algo es la que cobra la pensión y de la que en la actualidad viven millones de jóvenes y hasta parejas con hijos.En ese aspecto incluso hemos empeorado,quizá en muchísimos más.Oye,mamita,dame un bisté con salsita.

                                                                 Toño-Oye,mamita


  Como hemos visto,Toño era era un activista militante pero cuando estaba con la gachí......se venía abajo.Con el amor no hay quien pueda.Mira Cristina.







 Como siempre,la rumba en vanguardia y reflejando una problemática social.Vean que performance-protesta montaron hace unos meses unos rumberos en una sucursal del Banco de Santander.Tacataca combativo pa er siglo XXI.¡La rumba rules forever!









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada