jueves, 2 de febrero de 2012

En los ojos de quien mira

    Según Campoamor,sólo ahí se encuentra la verdadera belleza y yo no puedo menos que suscribir esta sabia sentencia de don Ramón.Pese a lo que pueda deducirse de las entradas anteriores relacionadas  con este candente asunto de las bailaoras y rumberas,la belleza física no es conditio sine qua non para llegar a ser una hurí del zapateo.Es más,algunas de las más grandes bailaoras de la historia no se han caracterizado precisamente por ser grandes bellezas.Dos de las más grandes: La Malena y La Macarrona,en el siglo XIX,eran todo lo opuesto al ideal de belleza de la época,algunos directamente hablan de ellas como mujeres feas,refriéndose a sus facciones. Tampoco Camen Amaya responde al prototipo de bailaora despampanante,sin embargo,todas ellas han rendido bajo sus pies de bronce a muchos de los hombres más apuestos y tambien más poderosos de su tiempo,entre los que se encontraban tanto reyes como presidentes de gobierno.Las evoluciones de la bailaora hacen que los ojos y el resto de nuestros sentidos se olviden de nimiedades como esas de la ´guapura´,el ritual de la danza hace que su oficiante adquiera un aura de gracia más etérea que humana y su posible fealdad se transforma automáticamente,dependiendo del carácter de la danza que ejecute,en gentiles e insinuantes ademanes unas veces,en rictus y gestos desafiantes y orgullosos otras,o bien,en una ventana abierta que deja asomarnos al dolor y al sufrimiento interior,dependiendo todo del estado de ánimo que pretenda reflejar esa danza.



   En el campo de la rumba ocurre igual que en el baile flamenco en general.Ha habido maravillosas rumberas que no han destacado por ser beldades pero que han roto todo lo que ha habido que romper tanto como la más guapa.De este grupo de rumberas de belleza un tanto singular,destaca por encima de todas la figura de La Camboria,que además,tiene un papel muy destacado en la historia de la rumba de los últimos 50 años.


 
LA CAMBORIA      





 
    Posiblemente sea Carmen Salazar una de las bailaoras que más utiliza esa expresividad gestual tan indisoluble al baile flamenco para sacar fuera su arte.A sus rasgos tan marcadamente raciales le añade su facilidad para la actuación y la teatralidad,un tanto excesiva a veces,es cierto,pero rica en matices,sin ninguna duda. Aunque nace en el sevillano barrio de la Macarena,se confiesa estrechamente ligada a Granada. Su padre,Antonio el Camborio(no confundir con el cantaor pacense que ya ha aparecido por este saloncito),pertenecía a la legendaria familia en la que se inspiró Lorca para escribir su Romance de Antoñito el Camborio y es tambien en la capital nazarí donde conoce al que sería su manager,productor,compositor y esposo,Laureano Postigo.Avispado y emprendedor,Lauren la lleva a triunfar por toda Europa en los años 50 y 60.En 1963,sustituye en l´Etoile de París a Carmen Amaya,que no puede actuar por lo avanzado de su enfermedad y tras su muerte,ese mismo año,la prensa francesa habla de la Camboria como su posible sucesora.Jean Cocteau la definió como ¨sacerdotisa de las bacanales del flamenco¨.Tanto en Alemania como en Inglaterra tambien desata pasiones; en Londres, Agatha Christie(con la que mantuvo una gran amistad) va a verla al teatro donde actúa y le comenta que quiere escribir una obra para que ella la protagonice.La obra se hizo,Flamenco se llama,pero Carmen no la pudo estrenar por los altísimos porcentajes que le pedía la editorial de la escritora.

                             
                                                                          

Salazar & Christie,and the killer is...¡La Camboria!




 
   No ha sido una bailaora ortodoxa,todo lo contrario,muchos aficionados y entendidos le achacan tambien su pobre y endeble taconeo. Tampoco en su faceta como cantaora y pecular cantante de flamenco-pop se ha regido por nada que no fuera su propio albedrío.Para bien o para mal,Carmen siempre ha hecho las cosas como le ha venido en gana.En el campo de la rumba,su aportación es poco menos que providencial para algunos monstruos como Peret y Chacho y en general,para toda la historia de la rumba catalana.A principios de los sesenta,se traslada a vivir a Calella,Costa Brava,ya que su éxito en Cataluña es enorme y tiene contratadas numerosas actuaciones.Allí abre varios locales,´colmaos´,para el baile,el cante y la manzanilla y para descubrir nuevos valores.Es precisamente en un bar de Calella donde conoce a Peret del que recordaba en 1974: ¨Era un muchacho desconocido que tocaba la guitarra y cantaba.Lo incluí en mi compañía como rumbero y estuvo con nosotros desde el año 63 al 67.Yo grabé algunos discos y Peret me acompañaba con la guitarra.¨

 


  De los dos discos que graba para el sello ´La voz de su amo´ en 1964,en éste podemos ver en la portada a unos jovenzuelos Chacho y Peret que intervienen como palmeros,Este último tambien canta en dos temas.


 



 Del segundo lanzamiento de ese año tenemos esta rumba flamenca cantada con O Rei y titulada Alegrias del querer
   .



 



                                            La Camboria y Peret-Alegrias del querer





  Dos años despues,1966,tambien para La voz de su amo,graba este disco de rumbas con Chacho,aqui ya con su piano.Dos fuerzas de la naturaleza frente a frente.En Tengo que averiguar(¡flipón de tema!),hacen una divertida parodia de dos vendedores ambulantes que discuten por el sitio del puesto.La Camboria vende desde peinecillos de colores y abalorios de belleza hasta cañones,escopetas,fusiles.....Chacho lleva un centro comercial a cuestas y pregona:
¨Yo vendo tigres y panteras y leones
palomitas y ratones y pastillas pa la tos.
Yo vendo cocos, ´japinés´y limoneros...y zapatos sin tacón.
Si me atraganto y si no te quitas pronto,
yo que no soy ningún tonto,
te daré un ´arrempujón´.
Al final la sangre no llega al río y hacen un apaño juntando los puestos e incluso hablan de futuro romance y de irse a vivir juntos.



 

                                              La Camboria y Chacho-Tengo que averiguar





 


  En los 70 y siempre bajo la batuta del omnipresente Postigo,moderniza su repertorio con toques pop,rock,funk....de tó como en botica,vamos,algo muy característico de la década,y obtiene algún que otro éxito con temas como El señorito Julián o Los aceituneros,timidos intentos de crítica social compuestos por su consorte,combinando el cante con la recitación.O con la ultra-bizarre ´Que como canta la gallina,difícilmente digerible,pero que se bailó bastante en las discos de toda la Hispania de 1977.

  No obstante,su época de gloria y de mayor popularidad en la pequeña pantalla se produce en esa misma década,donde es muy solicitada por el maestro Lazarov para sus inmortales creaciones para Tve.Si,porque ´Mister Zoom´ es el legítimo creador del videoclip-cañí,todo un género en sí mismo.Supo ver y plasmar como nadie el extraordinario potencial para el show de muchos de estos artistas y los situó en la vanguardia internacional con sus espectaculares puestas en escena y coreografias y sus hipnóticos planos.En Señoras y señores,,uno de aquellos programas de variedades tan de moda en la Transición,La Camboria recupera este tema que ya grabó diez años antes,La chismosa del barrio.











  Nos despedimos de La Camboria con una selección de sus momentos estelares en su aparición en el programa de su ex en 1978,Cantares,con un número final titulado Fiesta gitana,con apoteósico desenlace perpetrado por sus despendolaos y efusivos palmeros.







video

1 comentario:

  1. Ese auténtico Flipón de Tema como usted lo denomina es prácticamente un pregón. pregón rumba, como Dios manda.
    El baile, el cante y la manzanilla. Así se habla. O, levantándome y echando la mano abierta al aire,
    ¡
    Olé!

    ResponderEliminar